divendres, 26 d’octubre de 2012

El caso Lance Armstrong

   La UCI se ha salido con la suya y ha desposeido de sus siete Tours de Francia al ciclista norteamericano Lance Armstrong. ¿Victoria de la UCI? ¿Derrota de Armstrong? Ni una cosa ni otra. En primer lugar, hay que decir que la reputación que la UCI desde los tiempos en que el ciclista norteamericano todavía pedaleaba en el Tour fue de una más que dudosa integridad, haciendo la vista gorda y aceptando "donativos" a título personal del mismo Armstrong, presuntamente para tapar los positivos de los controles anti-dopaje a los que fue sometido.



   Pero no por eso puede considerarse a Lance Armstrong como "el tramposo" de los ciclistas, la vergüenza del ciclismo, el pecador entre los justos... sólo hay que mirar los nombres de los primeros puestos de las clasificaciones generales del Tour en esos años en los que el norteamericano estaba en activo, para darse cuenta de que competía en igualdad de condiciones que el resto del pelotón. Ullrich, Basso, Beloki, Heras, Moreau, Botero, Hamilton, Rumsas, Vinokourov, en fin, todos ellos entre los diez primeros de las generales del Tour y asimismo todos ellos implicados en casos de dopaje. Puede considerarse pues, que Armstrong es el ganador de esos siete Tours, pues se dopó (si es cierto, claro) como se doparon todos esos ciclistas que compitieron con él por alcanzar el amarillo en París. Lo único que se puede decir es que Armstrong fue, entre todos los ciclistas del pelotón, el mejor.

dijous, 4 d’octubre de 2012

Algo se muere en el alma cuando un amigo se va...

   La verdad es que es difícil escribir algo cuando acabas de perder un amigo. Ya tenía razón la canción: "Algo se muere en el alma cuando un amigo se va", dice la letra... pero aunque el sentimiento sea el mismo, al menos en mi caso, no estoy hablando de una persona, sino de mi perro Truc.

   Truc era un rebelde, posiblemente porque los hemos malcriado un poquitín, pero tenía su rebeldía y no quisimos en ningún momento cambiarle esa rebeldía por una completa sumisión. Sacarlo a pasear era una dura batalla, él tirando de la correa hacia adelante, y nosotros tirando de la correa hacia atrás, él parándose indefinidamente a oler una planta o un árbol, nosotros a tirar de la correa hacia adelante para que no se quedara tanto rato oliéndola... en fin, era un tozudo.

   Con su pienso asegurado, no paraba de merodear alrededor nuestro a ver si caía algo más suculento, cosa que pasaba más a menudo de lo que debería. Cuando no lo conseguía, se comía su comida.

   Truc era un perro travieso. Los platos cocinados listos para servir se tenían que dejar alejados del borde de la encimera, cerca del fondo de la pared, sino te encontrabas con que su lengua se había apropiado de ese librito de lomo o ese bistec recién cocinado. Rebuscaba en el cubo de la basura a ver si conseguía algo que llevarse a la boca... teníamos que esconder los pañuelos de papel porque si no se los comía....
 
   Truc era un perro exigente. Sabía a que hora tenía que dar el paseo. Cuando llegaba de trabajar, me estaba esperando y cogía su correa para que lo llevase a dar su paseo. Y los días festivos, su reloj interior sabía que era su hora y no paraba de ladrar hasta que lo sacaba.



   Truc era un perro ladrador. Supongo que el vecino, al que siempre ladraba cuando estaba limpiando la piscina, quedará descansado y encontrará a faltar esos ladridos ensordecedores que eran una característica suya... Ahora aparcaré el coche y no volveré a escuchar esos ladridos de alegría porque llegaba a casa.

   Pero Truc, a pesar de ser rebelde, travieso, exigente y ladrador, es un fiel ejemplo de que lo que dicen de que los perros son el mejor amigo del hombre, es verdaderamente real. Echaré de menos el que se me ponga al lado en el sofá (si, ya lo sé, debería tener su sitio en el suelo, pero a nosotros nos gustaba tenerlo a nuestro lado), y ponga su frío morro en mi brazo para que lo acaricie, o que se ponga boca arriba para que le acaricie el pecho, que le gustaba mucho... Si veía una posible amenaza para nosotros, nos defendía ladrando y enseñando sus dientes... aunque nunca tuvimos una amenaza real...

   Pero bueno, hoy teníamos que llevarlo al veterinario para que lo examinaran, ya que llevaba unos días tosiendo y con dificultad para respirar. No llegamos a tiempo. Quizás nos vendrán a la mente pensamientos sobre si lo podíamos haber evitado, si tal vez lo hubiéramos llevado antes al veterinario, en fin, muchas cosas de este tipo, pero no vale la pena lamentarse por lo que se pudo haber hecho y no se hizo, eso no cambiará las cosas. La verdad es que tenemos que acostumbrarnos a su ausencia y tirar para adelante. Pero por mucho tiempo que pase, nunca lo olvidaremos y estará presente en nuestra memoria. Hasta luego, Truc.


 

dimarts, 2 d’octubre de 2012

Una de rescates

   Hoy, 2 de octubre de 2012, el presidente español Mariano Rajoy ha declarado por segunda vez en rueda de prensa que no piensa pedir el rescate a la Unión Europea. O sea, que ya podemos darnos por rescatados. Las palabras del señor Rajoy tienen menos credibilidad que las de cualquier "colaborador" de un programa de telecinco (que ya es decir...).

   No basta a este apoltronado señor con jurar y perjurar que no subiría el IVA, que crearía puestos de trabajo, que no subiría los impuestos, que no habría copago en la sanidad... Pues bien, ahí lo tenemos, sube los impuestos (IBI, IRPF, IVA...), el paro ya se afecta a casi cinco millones de prsonas, muchos  medicamentos quedan fuera del regimen de la Seguridad Social, los servicios como el agua, la luz, el gas, han disparado su precio...



   Enhorabuena señor Rajoy, ha batido todos los récords de promesas incumplidas. Puede estar orgulloso de ello. Y puede estar tranquilo, que mientras que nuestras leyes no permitan que los políticos paguen por sus incompetencias y sus mentiras, usted podrá llegar a viejo y cobrar su pensión sin el más mínimo remordimiento.