dimarts, 12 de novembre de 2013

Demagogia barata o manipulación interesada

Leo en la Vanguardia, diario barcelonés, el siguiente titular: "Censura general a la actitud de David Fernández (diputado electo del parlamento catalán) con Rato (ex ministro de economía español, exdirector del Fondo Monetario Internacional y exdirector de Bankia, el banco que arruinó con otros directores con su pésima gestión)" (12-11-2013). Todo viene a raíz de la intervención del mencionado diputado en el debate celebrado supuestamente para aclarar las responsabilidades de los directivos de las cajas de ahorro en la actual situación de rescates bancarios y crisis económica.



   Pues bien, la "censura general" supongo que se refiere a la incompetente clase política y banquera que debe temer que personas como David Fernández les saque los colores y llame corruptos, gángsters y mafiosos a esos personajes, mientras se saca una zapatilla del pié y les recuerda si saben lo que significa en el mundo árabe. Todos ellos, políticos y banqueros, utilizan sus medios de comunicación para desprestigiar a las personas que les saque las vergüenzas. Como muestra un botón, bajo el artículo del mencionado periódico figuran los comentarios de la gente que quiere opinar acerca de la noticia. Salvo uno o dos comentarios criticando el tono de Fernández, la inmensa mayoría de los comentarios justifican, alaban y agradecen que alguien diga a la cara de alguien como Rato lo que la gente piensa acerca de los poderes políticos y económicos y les llame sin ningún reparo y sin ambigüedades con los términos que se merecen. La "censura general", seguro que no se refiere a la gente de la calle, a los cada vez más pobres ciudadanos obligados a rescatar bancos y cajas de ahorro sin tener culpa de su mala gestión, o sea, no se refiere al más del 90% de la población que no es rica, ni política, ni banquera, ni directora de una empresa, ni demagoga y manipuladora en las páginas de un diario.