dijous, 5 de novembre de 2015

La nobleza del deporte, sobre la disputa de Valentino Rossi y Marc Márquez

   Que el fútbol es un tema que no tiene solución en cuanto a respeto y deportividad se refiere, ya lo sabemos, Aficionados de un equipo se lian a insultar y agredir de todas las formas posibles verbales o físicas (si las fuerzas de suguridad no lo impiden) a los aficionados del equipo rival, declaraciones de jugadores y directivos provocativas, páginas y páginas de periódicos interesándose más por la polémica extradeportiva que al acto deportivo en sí...

   La lástima es que este modelo de deporte se está expandiendo a los deportes que hasta hace muy poco eran nobles, Tenemos ahí al tenis, por ejemplo, donde hasta hace unos años era la lucha entre dos tenistas y la gente disfrutaba ganara quien ganara. Pero en los tiempos actuales, sobre todo en la Copa Davis, lo normal es crear un ambiente de presión sobre el tenista del equipo foráneo para ganar a toda costa la preciada "ensaladera". Para ello el público se viste de forofo y ensalza los puntos de su equipo, mientras que sin desvestirse gritan y silban a los rivales.

   Estos días estamos presenciando lo peor de otro deporte, el motociclismo. Está muy bien que un piloto de Moto GP tenga sus aficionados. Está muy bien que esos aficionados se alegren y celebren la victoria de su piloto favorito, Pero ese piloto debería corresponderles con una lucha noble en una carrera, no usar las malas artes. Si gana, ganará con toda legitimidad, y si pierde, puede ofrecer a sus aficionados el haberlo intentado. Pero todo ello dentro de la Deportividad. Ganar un campeonato de motocilismo haciendo caer a un piloto que también quiere ganar una carrera (como es lógico) aunque no tenga opciones de cara al campeonato pero que puede restarte puntos no es de recibo. Una cosa es chocar con alguien en el afán de conseguir la victoria y por desgracia hacerle caer y otra hacer caer de forma intencionada al rival. Eso no es deporte. Lo siento por Valentino Rossi, pero este no es un buen colofón a su carrera.

   

dimecres, 7 d’octubre de 2015

¡Odio las películas con cámara subjetiva!

   Me disponía a ver la última película del director de cine M. Night Shyamalan, "La Visita". Oh, horror! Ya me han tomado el pelo otra vez, como cuando vi "Distrito 9" o con "REC" (afortunadamente ya estaba avisado al ver la primera y me ahorré de ver las secuelas), está filmado en plano subjetivo. ¿Que les ha dado ahora a los directores de cine a realizar sus películas con planos subjetivos? Estoy harto de los planos subjetivos. No quiero planos subjetivos. Odio los planos subjetivos.



   ¿Por qué tengo que esforzarme en ver una película donde la cámara no para de moverse? ¿Hay alguien en este mundo que se pase grabando todo lo que hece durante todo el día como hacen los personajes de este tipo de películas? ¿Dónde está la gracia de este tipo de grabación? 

   Los defensores de este tipo de películas afirman que la narración es como si fuera en primera persona, que está grabado desde el punto de vista del que ve la película y que da miedo. Pero yo quiero ver las películas en las que la cámara no se mueva tanto. Donde haya planos lejanos y se vean todos los personajes bien. Las películas con planos subjetivos ya no aportan nada nuevo. Quien vió "El proyecto de la bruja de Blair" ya puede ahorrarse de ver todas las demás películas con cámara subjetiva. Ya está, no hace falta que reincidan en el mismo tema de zombies y mosntruos que te quieren hacer creer que te van a comer. Ya está, alguien ya lo hizo y no hace falta que nadie ruede otra película con planos subjetivos. ¿Entendido?

dissabte, 3 d’octubre de 2015

El Gran Wyoming y el Intermedio

   Apreciado Wyoming: Creo que no te das cuenta de que te estás dejando llevar por la linea editorial de la cadena para la que trabajas. De un tiempo a esta parte he tenido que dejar de ver tu otrora divertido programa "El Intermedio". No puedo verlo. Pienso que no creias que en Catalunya había tanta "mala gente independentista" y te has dedicado a reirte de los que tú creias que eran una inmensa minoría de la población catalana. Pero ahí están los resultados. Te podrán gustar o no. Podrás interpretarlos o no. Pero lo que debes tener claro es que no sólo hay una lectura del resultado de esas elecciones que, aunque os duela, han sido plebiscitarias.



   Es cierto que los votos del SI no llegan al 50%, en eso estamos de acuerdo. Pero no es menos cierto que no todos los votos que no fueron SI son NO. Empezando por el cabeza de lista de CSQEP, Rabell, declarado independentista. Si los votos del SI fueron 47%, mal irían las cosas para que en un referéndum con una pregunta clara no se alcanzara de sobras el 50% de los votos. Ya ves, Wyoming, las cuentas varían según las leas. ¿Apoyas un referéndum? ¿Qué resultado crees que saldría de una pregunta planteada en un referéndum? Si eres sincero sabrás la respuesta.

   Despsués de la campaña que hemos tenido que soportar por tu parte en tu programa, cuando has llevado al ministro de los GAL, a hablar de la biblia que al parecer ha escrito, que parecía que eso iba a misa, y se ha demostrado que sólo era una patraña para meter el miedo a los catalanes. ¿Dónde están las entrevistas a los partidarios de la independencia? ¿Silencias a los adversarios políticos y después te quejas de si vetan o no al minsitro de los GAL en TV3?

   Te estás equivocando. Los catalanes independentistas no somos el enemigo. El enemigo es ese que desde que se sentó en la Moncloa no ha hecho más que provocar alos catalanes . Promueve leyes que van en contra de nuestra idiosincrasia, de nuestra cultura. Quiere eliminar el catalán de las escuelas. Queremos que nuestros impuestos reviertan en Catalunya. Aqui no habían problemas de convivencia hasta que llegó este señor a presidente. ¡Y le disteis la mayoría absoluta! Dale una cerilla y madera a un inconsciente y muy bien tienen que ir las cosas para no acabar chamuscados.

dimecres, 23 de setembre de 2015

El error de estrategia de Pablo Iglesias

   Estimado Pablo, aunque ya llevas tiempo apareciendo en tertulias televisivas, no fué hasta hace un año poco más o menos que te hiciste popular al presentarte a unas elecciones y obtener representación en el parlamento europeo. Prometías mucho. Parecía que llegaba una nueva forma de hacer política. Que por fin había alguien que plantaba cara a los políticos al uso, repletos de casos de corrupción. Tras una (hay que reconocerlo) insoportable campaña de acoso y derribo de los partidos que hasta ese momento se repartían el pastel, llegaron unas elecciones en la comunidad andaluza y volvieron a ganar los de siempre, aunque tuvisteis un buen puñado de votos y donde, contra natura, la ganadora socialista prefirió pactar con la derecha antes que con vosotros. Luego llegaron las municipales, donde con ayuda de los partidos tradicionales conseguisteis las alcaldías de Madrid y Barcelona. Pero eso creo que fue más por demérito de PP y PSOE que por vuestras cada vez menos ambiciosas propuestas. A ver si estas alianzas son duraderas.


Pero ahora nos encontramos a las puertas de las elecciones catalanas. Y creo que aquí te has equivocado porque no son unas elecciones cualquiera. Creo que no has sabido leer el guión. Todo el mundo sabe que son unas elecciones plebiscitarias donde se interpreta la opinión de los ciudadanos de esta pequeña nación que es Catalunya sobre su derecho a la autodeterminación y la posibilidad de conseguir una República Catalana fuera de España. Y te equivocas. Atacas a Artur Mas como si fuera él sólo el que propone la opción independentista. Te recuerdo que Junts pel Si no es un partido político, sino una representación ciudadana a todos los niveles (el lugar que te corresponde), con artistas, músicos, también hay políticos, deportistas, filósofos, intelectuales... y tú, haciendo gala de tu completo desconocimiento de la situación que vivimos en Catalunya, donde se nos quiere ahogar cultural y económicamente con las decisiones del gobierno de Madrid, te echas a la calle a criticar los recortes en Sanidad y Educación, cuando si tenemos que hacerlo es precisamente porque desde el gobierno español no nos da lo que nos corresponde. Nuestros impuestos no revierten en Cataluña. Por cierto, antes decías que estabas a favor de la autodeterminación de los pueblos, ¿dónde quedan esas palabras, Pablo? Parece que has cambiado el discurso. Te han metido el miedo en el cuerpo. Escribía hace un tiempo en este blog que te iba a dar un voto de confianza. Lo siento,tu tiempo ha terminado. Has demostrado que te has venido a Catalunya sin los deberes hechos. No tienes ni idea de qué piensa la gente. Has hecho caso a un tal Herrera, que te ha contado milongas que quedan muy bien para presentarse como salvador. Pero, si te lo miras bien, no dices nada que no digan todos los demás candidatos en unas elecciones ordinarias. Pero no te has enterado que estas elecciones no son ordinarias. Te han asesorado mal. Hasta te has reído de toda una personalidad catalana como Lluís Llach, nada sospechoso de ser derechista. Tenías la posibilidad de abstenerte de presentarte a estas elecciones si desconocías por completo de qué iban, y así hubieras podido presentarte a las elecciones españolas con la simpatía que despertabas por aquí, que cuando se trata de echar al PP del gobierno, hubieras podido captar muchos votos por aquello del voto útil.

Acabo de veren twitter que has afirmado en una entrevista en la radio que dices que no irás en ninguna lista donde haya un convergente. Otra demostración de que no te enteras de nada. Junts pel Si es una candidatura CIUDADANA. Caben todos con un fin común. No es una lista de Convergencia ni de ningún otro partido. Es ciudadana. A ver si te enteras. Ahí es donde deberías estar tú.


Pero bueno, Pablo, yo no soy nadie conocido, y mi opinión es posible que no llegue a nadie o casi nadie. Lo que si te digo es que me gustaría horrores que esto llegara a tus manos. Y que meditases sobre ello. Un antiguo simpatizante tuyo.

divendres, 9 de gener de 2015

Si ser rico es esto...

   Leo en Primicias 24.com, un informativo online venezolano, que un hombre de nacionalidad china, empresario del sector inmobiliario, ha sido condenado a 13 años de prisión por comerse tres tigres, los cuales son, como todos sabemos, unos animales en peligro de extinción. Dice la noticia que el susodicho personaje se pegaba unos banquetes de aúpa con su carne, y que pagó por cada uno de ellos 70900 dólares, aproximadamente 60000 euros. Estos animales eran traídos ilegalmente hasta el hotel donde se alojaba el ricachón.



   No dudo que la carne de tigre puede que esté muy rica, no lo sé porque no la he degustado, pero lo que tengo claro es que si ser millonario significa no tener respeto a los animales en peligro de extinción en primer lugar, y hacia el resto de la población que sobrevive como puede sin alardes de riqueza en segundo, yo no puedo tenerle el más mínimo respeto a él. A ver si se cumple en este caso que la justicia es igual para todos, al fin y al cabo China no es un desmadre como España en cuestiones de Justicia.