divendres, 25 de novembre de 2011

Los Amish: No todo es tan perfecto

   No todo es tan bonito y bucólico como parece. También parece que entre los amish, la secta que se hizo famosa por la película de Harrison Ford "Unico testigo", hay sus rencillas y la mala baba. Ha saltado una noticia estos días sobre un clan de esta secta que se dedicaba a afeitar y rapar a los vecinos con los que tenían diferencias religiosas. Pero no es sólo eso. El principal acusado era el líder de esa comunidad, y abusaba de las mujeres para "purificarlas" y encerraba en un gallinero a los amish que le desobedecían. Podrían ser condenados a cadena perpetua.



   La imagen que tenemos de esta secta es la reflejada en las películas como la mencionada "Único testigo", donde los miembros de la comunidad viven sin utilizar los artefactos modernos como la luz o el automóvil. No se cortan el pelo ni la barba, que son sagrados para ellos, de ahí que se sientan tan ofendidos los afectados.
   Lo que está claro, es que muy religiosos no eran los acusados. A lo mejor se creían a salvo dentro de esa comunidad y que podrían hacer lo que quisieran, ya que los amish evitan en lo posible el contacto con el exterior y se pensarían que nadie diría nada. Además hacían fotografías de sus fechorías, con lo que está claro que utilizaron un artefacto moderno como es la cámara de fotografiar sin importarles lo más mínimo la norma de no usar estos artilugios.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada